Janucá: Lo que la política divide, la espiritualidad une

ESCRITO POR MARIO SABÁN [director de la Escuela de Cábala].

En los 8 días de la festividad de Janucá recordamos el gran milagro por el cual el aceite del candelabro alumbró el Templo de Jerusalén. 

Desde el año 167 hasta el 142 a.c., los israelitas se levantaron con la familia asmonea (los macabeos) contra el poder del Imperio greco-sirio. 

Muchos judíos abandonaban el monoteísmo por la idolatría pagana, y la cultura griega se iba instalando en todas las costumbres. Fue esta dominación política lo que hizo que el pueblo de Israel se levantara contra los greco-sirios. 

Janucá marca el final de la larga guerra de independencia de Judea. Hasta aquí la política. 

Sin embargo, en la diáspora los judíos comenzaron a estudiar la filosofía griega, comenzaron a percibir las verdades que Dios había introducido en la cultura griega. 

Fue así como se fue desarrollando un espíritu cultural de unión de la antigua tradición del pueblo de Israel con la cultura griega: el principal exponente de este fenómeno fue indudablemente Filón de Alejandría, en el siglo I. 

Filón, un judío de cultura griega, escribió innumerables libros donde explicaba el texto bíblico en clave griega. En sus obras explica muchos asuntos de la Torá a partir de los arquetipos de la mitología griega. 

Siglos después, Maimonides (1135-1204), el gran Rambam, estudiando al filosofo griego Aristóteles introdujo muchas de sus ideas dentro de su libro «El Guía de los Perplejos», una de las obras cumbres del pensamiento judío medieval. 

A pesar de la guerra de independencia frente al poder del Imperio greco-sirio, los israelitas ilustrados leyeron y estudiaron a muchos de los filósofos griegos. 

Que las luces de Janucá no solo nos ayuden a encender nuestra herencia cultural, sino a unirnos a otras herencias culturales, como hizo Maimónides al leer, estudiar y citar al filosofo griego, porque la luz de Dios habita en todas las civilizaciones. 

Porque las verdaderas luces no se encienden para la guerra, se encienden para la paz. 

Que las luces de la consciencia de Israel se enciendan siempre para la unión y no para la división.

  • Enciendo esta primera vela de Janucá por la unión de los laicos y los religiosos de todas las naciones.
  • Enciendo esta segunda vela de Janucá por la unión de todas aquellas personas que se encuentran en la izquierda y en la derecha.
  • Enciendo esta tercera vela de Janucá por la unión de todos los creyentes y todos los ateos.
  • Enciendo esta cuarta vela de Janucá por la unión de las dos Coreas.
  • Enciendo esta quinta vela de Janucá por la unión de los rusos y los ucranianos.
  • Enciendo esta sexta vela de Janucá por la unión de los turcos, los armenios y los kurdos.
  • Enciendo esta séptima vela de Janucá por la unión de los Hijos de Israel y de todos los Hijos de Ismael.
  • Enciendo esta octava vela de Janucá por la unión de todos los seres humanos…

Debemos transformar la festividad nacional de Janucá en una fiesta internacional, universal, para que construyendo el Reino de Dios estas 8 luces iluminen la consciencia de todos, para que jamás nadie levante las armas contra otros…

¡Que tengamos una feliz festividad de Janucá!

©Mario Sabán


Mes de Kislev/Sagitario: Janucá

Mes de Kislev/Sagitario: Janucá

En esta masterclass estudiamos el mes de Kislev/Sagitario y la festividad de Janucá. Es un mes que se asocia con la búsqueda de la verdad, la expansión espiritual y la conexión con lo divino.

Profesora: ANETTE PIER

Ver curso


0

Tu carrito